Siempre serás parte de mí

0
462
Painting by Gwynne Duncan

Siempre serás parte de mí

Comenzamos la temporada de otoño con una historia de uno de los casi 200 estudiantes recién llegados a Hempstead High School que trabajaron con Herstory durante el año escolar 2018-2019. Es una historia contada una y otra vez por casi todos los estudiantes recién llegados, sobre la decisión de dejar a sus abuelos, que han sido como sus padres, para embarcarse en ese camino difícil y peligroso hacia un país que no puede asegurarles una bienvenida. A medida que cada estudiante levanta su voz en este cuadro de voces, continuamos usando sus historias para dar esperanza y alivio a aquellos que lo necesiten. Seguimos esperando que quienes estén en el poder para tomar decisiones puedan escucharnos.

Siempre serás parte de mí

El 15 de mayo salí de casa. Pero es mejor comenzar desde el principio. Todo comienza un día cuando hablé con mi madre y le dije que quería estar con ella. Ella respondió que estaba sorprendida porque nunca le había dicho eso. Ella dijo que haría arreglos para que yo viniera muy pronto. Me quedé muy contento y le dije que si.

Pasó el tiempo, no escuché nada más y no le dije nada a mi madre. No estaba pensando en el viaje cuando una tarde me llamó. Primero habló con mi abuela por mucho tiempo. Tenía mucha curiosidad por saber de qué estaban hablando.

Esa noche mis abuelos me llamaron para decirme que cenara junta con ellos, solo los tres. Cuando terminamos de cenar, pedí ser excusada para hacer mi tarea. Sin embargo, mi abuela me dijo que ya no era necesario porque mañana me iría a Estados Unidos. Grité de alegría, pero pude ver claramente la tristeza de mi abuela.

Casi llorando, ella me dijo: “Hija, si quieres estar con tu madre, bien, respeto tu decisión. Y también te diré que si te han dado la oportunidad de estar alla, tómatela y estudia mucho para que cuando crezcas seas una gran profesional .”

Eso fue lo que me dijo mi abuela.

Entonces, mi abuelo se acercó a mí y me dijo que cuando estuviera con mi madre me comportara de manera respetuosa y que hiciera lo que me pidiera, y también que estudiara para que yo pudiera tener éxito en la vida. Además de esto, dijo algo más que me puso muy triste.

Él dijo: “Escucha mi hijo. Hay muchas personas que cuando van a los Estados Unidos se olvidan de sus familias y se avergüenzan a sus familiares. No seas así, no nos olvides, para que cuando crezcas no tengamos vergüenza de ti.

“Estaba triste porque sabía que era la última vez que los iba a ver, pero también estaba feliz porque después de ocho años volvería a ver a mi madre. Y les dije, “asegúrate de que nunca te olvidaré. Siempre serás parte de mí. Siempre te amaré con todo mi corazón. Tú eres la persona más importante en mi vida, la niña de mis ojos y te prometo que estudiaré mucho para que cuando crezca, ser una profesional. Recuerda que nunca te olvidaré. Rezaré a Dios para que vivas muchos años y me veas graduarme de médico.

Hablamos un poco más y luego nos fuimos a la dormir. Apenas podía dormir pensando en las palabras de mi abuelo. La noche me pareció muy larga.

Al día siguiente salí de la casa muy feliz pero con tristeza en mi corazón porque sabía que era la última vez que vería a mis abuelos. Los abracé y me despedí. Luego vino el coyote y viajamos siete horas. Llegamos esa tarde a Guatemala. Estaba muy cansado, pero esa misma noche tomamos un autobús y viajamos a través de la noche. Estaba cansado, pero era demasiado incómodo dormir en el autobús.

Por la mañana llegamos a la frontera de México. Ahí nos quedamos tres días en una casa con muchas personas viviendo en ella, lo que hacía difícil descansar o dormir porque habían muchos niños haciendo mucho ruido. Luego tomamos otro autobús por cinco horas a un lugar llamado Reinosa, donde había una casa grande con muchas personas de diferentes países.

Nos quedamos allí durante una semana, solo comiendo una mala comida al día, lo cual no me gustó pero tuve que comer para mantener mi fuerza. Luego fuimos a otra casa con personas de muchos lugares donde nos quedamos durante ocho días esperando que llegara un remolque.

El día que llegó, aunque éramos muchos, entramos y seguimos viajando durante tres días más, dentro de ese remolque donde hacía mucho calor y todo lo que teníamos era agua para beber. Llegamos a un lugar donde nos encontramos con hombres con tatuajes. Estaba muy débil y sentía que me iba a desmayar. Le pedí a Dios que me diera las fuerzas para seguir adelante. Un coyote nos llevó a una casa para que pudiéramos descansar.

Esos tres días habían sido muy difíciles. Después de una semana llegó el momento de cruzar. Caminamos durante aproximadamente una hora y la inmigración nos agarro. Nos llevaron a la hielera donde me separaron de mi tío. Me llevaron a un hostel. El primer día fue muy duro porque no conocía a nadie y todo era nuevo para mí. Tuve muchas preguntas, pero me pasaba el tiempo haciendo amigos. Comencé a acostumbrarme al lugar. Estuve allí dos meses y 15 días, pero siempre hablaba con mi madre. El día que me fui a Nueva York, estaba triste porque había hecho muchos amigos y fue difícil decirles adiós. Estaba llorando por dejarlos, pero contenta porque iba a ver a mi madre.

Me fui a la 1:00 am al aeropuerto de Dallas con una mujer que me estaba llevando. Luego tomé otro vuelo a Nueva York con otra mujer. Cuando llegamos, y vi a mi madre, corrí hacia ella y la abracé con fuerza. Estaba muy emocionada. Llegamos a casa, después fuimos a comprar zapatos, ropa y todo que necesitaba. Hablamos por mucho tiempo y le conté sobre mi viaje.

En breve, llegó el momento de comenzar la escuela y staba muy ansiosa porque era una escuela muy grande. Mientras tanto, me preparé.

Llegó mi primer día de escuela. Estaba extremadamente feliz porque sabía que iba a experimentar cosas nuevas y conocer nuevos amigos. Sin embargo, fue muy difícil porque era difícil adoptar me a esta nueva vida. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, todo era diferente.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/longisl2/public_html/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 326

Dejar respuesta